Se puede patentar o registrar una idea

En este post quiero hablar de algo que nos preguntan muy a menudo. Muchas veces nos sucede durante las reuniones con nuestros clientes que nos comentan:

Quiero patentar una idea que he tenido y que nunca lo he visto. ¿Se puede patentar mi idea?

Es importante saber que una idea como tal no se puede proteger. Pero la materialización de la idea sí se puede. Es decir, si ustedes nos dicen por ejemplo:

Se me ocurrió hacer un dispositivo para que los vehículos hagan esto X y no incurran en esto Y.

Con esto solo ya podemos comenzar a tener una imagen mental del dispositivo que se quiere patentar aunque aún le queda camino a recorrer. Juntamente con algunas otras mejoras y funciones que podría generar este dispositivo, se empieza a hacer un listado de elementos específicos que definen la idea para pasar a ser un dispositivo o producto para poderlo patentar. Entonces perfecto, es el momento trabajar conjuntamente en hacer dos cosas importantes: primero es buscar que no exista y segundo, hacer tangible la idea.

Ejemplo de registro de patente

Dar forma para pasar de idea a producto o dispositivo

Una vez hecho los dos primeros pasos es cuando vemos cómo proteger. No nos vale solo con decir oye a mí se me ocurrió primero. Y no lo puedes fabricar. Debemos desarrollar esta idea hasta darle forma, pero siempre teniendo en menta la estrategia de patente. Debemos ser inteligentes y anticiparnos a los posibles cambios o modificaciones que podría hacer la competencia para no dejarles margen de maniobra.

Aquí es donde entra el diseño industrial. Realizar el Diseño Industrial de tu invento o idea supone desarrollar y definir cada uno de los componentes, supone concretar la idea transformándola en un producto o dispositivo. Realizar de forma adecuada la etapa de Diseño Industrial tiene una gran importancia ya que va a definir la forma, el modo de fabricación, los elementos principales que lo componen y, si vamos un poco más allá, hasta el precio de coste del mismo.

En el proceso del registro de patentes, nos piden detalles bastante específicos sobre nuestro nuevo concepto. En parte es malo, porqué nos limita el alcance de protección de nuestra patente, ya que en el caso de España debemos especificar por ejemplo los materiales, y si nos dejamos alguno de importante, damos vía libre a nuestros competidores.

Conclusión: Ideas tangibles sí se pueden registrar o patentar

Necesitamos ideas tangibles, con una función y aspecto definido. Para que de esta manera podamos registrar mejor nuestro diseño, patente o modelo de utilidad y evitar problemas con posibles infracciones de la competencia. Definir la idea a registrar hará que podamos simplificarla hasta el punto que patentemos la escencia de este, sin dejar margen de maniobra a posibles rivales.

Espero que os haya servido de ayuda para tener más claro lo que se puede patentar y lo que no.

Y ya sabéis que en ProyectosCAD estamos para ayudarse en todo el proceso de diseño, desarrollo y producción de sus proyectos. Para cualquier duda nos pueden contactar a través del formulario de contacto o contratar nuestros servicios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.